jueves, 17 de marzo de 2011

CAMPO


Para alguien que nació en la ciudad el campo es ese lugar al que, como el mar o la montaña, se va palpando el pasaje de regreso, con la absoluta certeza de que se vuelve. No entiendo la idealización del campo u otros sitios abiertos, en todo caso andate a vivir al campo. Tampoco como refugio: en el fondo son solo fotos y fotos. En el campo no descanso, me agobio. Prefiero los puertos y los aeropuertos. Ojo, no tengo nada contra el campo, definido por Macedonio como "ese lugar donde los pollos andan crudos". Lo que es hermoso es el OLOR a campo, pero ¿dónde olemos campo los citadinos? En mi barrio jugábamos a la pelota en un baldío que era pura tierra. Los parques, las plazas no tienen olor a campo. Olor a campo hay en la cancha si te pegás al alambrado. Y en la colimba, ahí sí que había olor a campo. Hoy me desperté de uno de esos sueños de la colimba. Son como los sueños de la secundaria: adeudás una materia pero no sabés nada. Comidilla de terapeutas que debemos evitar porque no hay nada más placentero que depertar y comprobar que no estás ni en la colimba ni en el colegio, no importa desentrañar el porqué. Tal vez estés en algo peor, pero seguro no allí, que es el sujeto del sueño. Hay algo mucho más grave: el primer día de colimba soñé que me salvaba de la colimba y me desperté haciendo la colimba. Ahí sí, a las cinco y media de la mañana se mezclaba el olor del pasto con el rocío, el aire pesado de febrero, la tierra, el eucalipto, la primera brisa del día. Ahí si que había olor a campo aunque alrededor fuera todo una mierda.

Les dejo la balada del pocho martínez

6 comentarios:

Cané dijo...

Muy bueno Pipo, que suerte que no hay mas colimba!! brindo por eso.

profquesada dijo...

Pipo yo hice la colimba en Zapala, dentro del cuartel, en especial en la cuadra había olor a bolas y a patas. Pero en el campo, dios mio, en el campo olía a tomillo, a lavanda a todas esas aromáticas que crecen donde hay poca humedad y no llueve casi nunca. Por la madrugada cuando levantaba el sol los olores eran más fuertes, hasta el nivel de la borrachera. Inolvidable. El aire fresco y perfumado te hacía olvidar, por un momento, del terruño, de esta Buenos Aires con olor a nafta. Y luego estaba el viento que hacía rodar matas de pasto seco como en las pelis del Far West. Impresionante Zapala. Impresionante tener 18 pirulos.
gracias pipo por el viaje.

Pibe Peronista dijo...

Lo dicho Profe, ahí había olor a campo!!

Abrazo!

JEEP OVERO dijo...

¡Ehhhhhh!!!! paren un cacho, el olor a campo no sólo es el de la colimba. Cuando tenía cuatro o cinco años nos mudamos a la casa donde estamos viviendo ahora (año '74 o '75) y, en esa época, cruzando la calle, estaba el predio de la sociedad Rural, donde se hacía la exposición anual.
He cazado cardenales en el patio de mi casa y martinetas y liebres a menos de cuatro kilómetros de mi casa, cuando salíamos a cargar leña de la banquina en el AMI 8 (antes de que llegara el gas) y también he pinchado las ruedas de la bicicleta con rosetas y espinas de alpataco (de 2 a 5 cm de largo) En esa época cruzaban los cardos rusos (esos pastos que alude el Profe) rodando a lo largo de la calle.
En las siestas atabamos uno de esos cardos a la bicicleta y salíamos a jugar a los camiones (porque eran los que más tierra levantaban) O bien meternos en medio de los remolinos de tierra que se formaban en verano.
El olor a campo patagónico no es el mismo que el de los arrabales capitalinos.
Una licencia: Si la colimba era una especie de destierro, para mi haber pasado unos meses en Buenos Aires fue su equivalente.
Lo que más nostalgia me daba, era no poder escuchar las calandrias cantar a la mañana.

SALUDOS CÉSAR

Pibe Peronista dijo...

César, usted es un privilegiado, un auténtico beneficiario de aquellos aromas y destrezas. Usted creció disfrutando lo que uno olió arrastrándose entre espinas, jaja

Abrazo!

JEEP OVERO dijo...

JA JA JA JA JA Tirado de panza abajo de los chañares esperando que los cardenales se acercaran a nuestras tramperas.
Nada como un buen escabeche de vizcacha recién cazada.
JA JA JA JA