sábado, 4 de junio de 2011

LAMENTABLE, LARRATA


En un tiempo soñó con vestir plumas pero ahora tiene el plumero enterrado en el ojete. No exageramos si decimos que lo de Lanata pasó de resentimiento narcisista a escupir pelotudeces al boleo. Hoy estuvo con el idiota de Majul en La Red y superó su propio récord: les tira “indirectas” a los pibes de La Campora y miente descaradamente, al punto que ya da vergüenza ajena.

“Lo gracioso es que piensen que el peronismo es de izquierda” (?) Todo es posible porque ahora Cámpora es el Che Guevara”. Y esto: “Héctor Campora fue un pusilánime, un pobre tipo”. El gordo tiene que ver con urgencia a un terapeuta porque está proyectando su propia patología.

“Lo que me molesta es que es un ejemplo de la falta de lectura. Hay que leer un poco más chicos. No sean tan brutos hay que leer un poco más de historia. Sino las personas son cada vez mas fáciles de manipular y de sembrarle cualquier cosa en la cabeza.” No aclaró qué es lo que hay que leer, tal vez haya sido una referencia a esos libros de cuarta que escribió tomando merca a fines de los 90, una suerte de Oh La Lá con los que cualquier historiador serio se limpiaría el orto. Un fracaso rotundo, como cuando encarnó al Michael Moore de la B o cuando creyó que podía reparir el viejo diario Critica mirándose el ombligo y juntando cuatro pelotudos sin talento.

“Yo quisiera vivir en un país donde no haya dueños de la razón. Donde la razón sea un poco de cada uno. Me parece autoritario de parte del gobierno transmitir ese discurso”, dijo en referencia a 678. “Yo no pido que los saquen. Pero que también a nosotros nos permitan hablar en libertad”. La verdad que es triste e irritante seguir escuchando estas pelotudeces. “Nos permitan hablar en libertad”. ¿Creerá de verdad estas cosas Lanata?

Sería bueno que cuente cuando en Página 12 cobraba plata de la Coordinadora, de la Mossad y hasta del mismísimo Sultán Carlos. Y sería bueno también que explique cómo hace siempre para rajar antes de que se hundan los barcos que él capitanea dejando a toda la tripulación en el fondo del mar. Pasó en Página, pasó en Veintitrés, pasó en Crítica, donde los trabajadores siguen reclamando las indemnizaciones y sólo han obtenido como única respuesta un “maduren muchachos, yo no soy el papá de nadie”.

Ayer era el periodista transgresor que se comía a los chicos crudos, hoy es la boya del canal San Martín y trabaja de esbirro de la corporación mediática. Ni a las Madres que tanto dijo venerar respeta ya. LaRRata, devolvé la plata.

8 comentarios:

Rucio dijo...

Pero de que se queja ese gordo explotador con ego superdesarrollado? El justamente pide que lo dejen hablar en libertad? Se pasea sanateando por todos los canales y radios, escribe en perfil, lo levanta Clarín y la Nación, dice boludeces con el hijo bobo de Vargas Llosa desde España, cobra de Turner, fundió cuanto emprendimiento periodístico escrito pasó por sus manos y cagó todas las veces a sus colegas y empleados... Lanatea sin argumentos y reemplaza la investigación y el razonamiento por chicanas de cuarta. Si escuchas las vaguedades que dice ahora, te dás cuenta que hace mucho rato que dejó de ser periodista y que al éxito de sus programas se los debía a los pendejos que laburaban, investigaban y redactaban informes para él. Ya en los 90 era sólo un presentador.

argentinolibre@hotmail.com dijo...

Este gordo impotente hasta que no se ponga tetas no va a parar de desparramar resentimiento. Engordó adentro del placard y ahora por más que quiera no puede salir.
La verdad que no importa mucho lo que diga. Nunca se lo ve confrontar con nadie ni abrir un frente propio. Siempre de forro escribiendo o hablando en los medios del poder como invitado. Se hace el valiente y predica el evangelio en el Vaticano.
No existe.
(Pero está 'special' para bardearlo, eso sí.)

Juan y La abanderada de los humildes por siempre dijo...

Lanata debería dejarse hacer la cola y disfrutarlo de una vez...esa aversion a los peronistas que solo encubre su deseo de ser penetrado por una manada de tapires en celo, me parece que lo esta llevando a los confines de la locura y la boludes.

Almita dijo...

A Lanata cualquier persona LEAL (leal, no brillante, no astuta, no intelectual), cualquier persona LEAL le jode.
Cámpora (leé los libros vos, Lanata) fué un leal, cosa de la que él desconoce hasta el significado.
No hay mucho más que decir.

Abrazo, Pibe.

Omar.- dijo...

Que bueno el post en el análisis de este impresentable personaje ya a estas alturas,me gusto ls definición de Juan y la abanderada...tal vez sea eso uno nunca sabe ya.- Abrazo pibe.-

profquesada dijo...

La Nata era lo que se formaba en el café con leche cuando yo era un pibe y la leche se vendía entera. Recuerdo que la retiraba con asco con la cucharita. Lo mismo hay que hace con esta Lanata que es producto de la grasa de los medios concentrados.
Pura basura desechable. Más desechable imposible hasta la mierda sirve para producir biogas esta grasa solo produce indigestión.
salute bepi, limdo puch-in-ball nos pusiste como para darle y divertirnos.
Este kia es un insulto para los putos, no lo acusen de eso, aunque la imagen del gordo que no puede salir del ropero está logradísima.

Unfor dijo...

"Sería bueno que cuente cuando en Página 12 cobraba plata de la Coordinadora, de la Mossad y hasta del mismísimo Sultán Carlos"

A la mierda! Tres veces; a la mierda !

Pibe Peronista dijo...

Así es Unfor, jay info de primera mano sobre ese tema. El Chino de Los caniches publicó una vez algo sobre eso.

Profe, déle masa nomás al regordete indignado.

Almita, ni a María LEAL se banca Lanata.

Omar, gracias!

Abrazo a todos!

"Ya en los 90 era ya un presentador". Brillante Rucio!

Juan, "una manada de tapires en celo", jajaja

Argentino, sin ponerse nada ya debe tener un 95 de busto.