domingo, 14 de marzo de 2010

LA CEGUERA DEL "CAMPO INTELECTUAL"

Hoy Beatriz Sarlo se refirió en La Nazión a los actos de Resistencia y Ferro. “Las dos almas de Néstor Kirchner”, una nota de opinión que, a muy grandes rasgos, puede sintetizarse en los dos últimos párrafos:

"¿Que diferencias hubo entre Resistencia y Ferro? Los protagonistas y, como se usa decir ahora, el relato. En el Chaco, Kirchner reafirmó su poder ante políticos de carrera que dudan si abandonarlo ahora o más tarde. Miembros del Consejo Superior del PJ, gobernadores, intendentes y personal político de distintos niveles: Kirchner le habló a la superestructura partidaria, como solía decirse en la jerga del 11 de marzo de 1973. En el estadio de Ferro, en cambio, le habló a lo que hoy es la militancia.

"En el Chaco fue refrendado, fríamente, cínicamente, por las estructuras del PJ, cuyos ocupantes prefieren los negocios estables y un jefe más tranquilo, con quien se pueda conversar. Fue recibido en triunfo en el estadio de Ferro, donde los asistentes querían no un jefe tranquilo que los invitara a seguir una argumentación, sino una jornada de fiesta. Y la tuvieron, con marcha peronista final cantada a los saltos. Esas son las dos almas del kirchnerismo: partido político y movimiento social. Lo malo para los Kirchner es que necesitan las dos almas para seguir gobernando, que hay grietas por todas partes y que ellos no son buenos artífices de ninguna recomposición."


Nuestra cumpa Ana Constantini envió este comentario al diario mitrista:

Señora Beatriz Sarlo: con toda humildad y respeto por su persona, para mi usted es una de las intelectuales más esclarecidas en cuanto a literatura argentina hay en el país. Yo fui alumna suya en el año 1984 en la facultad de Letras en la UBA y tengo que reconocer que fue una de las mejores profesoras que tuve junto a David Viñas, Pezzoni y Nicolás Rosa. Le cuento también que años atrás compraba Clarín sólo los domingos para poder leer en la Viva sus reflexiones sobre la realidad de la sociedad argentina. Me acuerdo de una nota en la que usted hablaba de los chicos pidiendo limosna en la calle (Hidalgo esquina Rivadavia, reconocí en el momento) que me emocionó por lo certera y emotiva, su postura brillante ante el problema de la falta de educación entre los más humildes!!! Sin embargo, quiero decirle que usted nunca entendió, desde la época en que escribía con Altamirano, no entiende y nunca entenderá, a juzgar por su nota, lo que significa ser peronista. Y esto no es una crítica, señora Beatriz Sarlo, es una realidad. Nunca va a sentir el orgullo que sentimos nosotros al cantar la marcha peronista con los dedos en V, ni al ver las imágenes de Evita Perón hablándole al pueblo, por más relectura del peronismo que hayan hecho los intelectuales argentinos, porque esto es algo que se lleva en el corazón!!! Yo formo parte de la militancia que estuvo en Ferro, y me siento orgullosa de eso. Me siento orgullosa de que el presidente del partido que me representa hable de su esposa, la presidenta, y la llame Cristina, coraje, porque eso es lo que es. Mal que le pese a la oposición, Cristina es una mujer con coraje, con los ovarios bien puestos. Si no lo pueden compartir con nosotros (porque está visto que no pueden) déjennos al menos disfrutarlo, porque es muy lindo sentirnos representados y lo lamento por usted, porque es usted quien elige perdérselo.

Con todo respeto, su ex alumna Ana Costantini


Nota de Pibe Peronista: Yo también fui alumno de esa gorila y siento el mismo respeto a nivel académico, respeto que jamás experimenté a nivel humano ni político. Mucho más lo siento por Nicolás Rosa, un grande. Pasa que estos “progres”, autodenominados integrantes de un “campo intelectual” que meses atrás llegó a mezclar sus gardenias con el yuyaje de los campos sojeros, se han pasado la vida analizando y “revisitando” –como les encanta decir– al peronismo desde sus cálidos caserones reciclados.

Dice Sarlo: “Tampoco es posible pedir al peronismo, que siempre fue un nudo de temas ideológicos contradictorios, que se comporte como si se hubiera doctorado en una coherencia que es difícil encontrar en alguna parte. Lo que se le puede pedir a quienes gobiernan es que cumplan otros requisitos morales y políticos. No que renuncien por completo a retóricas bendecidas por su historia”. Encuentra contradicciones en el peronismo, que lógicamente debe tenerlas como movimiento de masas, pero no las encuentra en la infausta "alianza" del 99, a la que sin duda votó con los ojos cerrados.

“Las frases de su tradición pueden reciclarse de inmediato y hoy vuelve a usarse ‘Unión Democrática’ para designar a los opositores”, insiste Sarlo, mujer de “izquierdas”. Malas noticias Beatriz: en la Argentina la opción nunca fue izquierdas o derechas, sino “liberación o dependencia”, patria o antipatria. De allí que hubo, hay y habrá infinitas opciones nacionales e infinitas uniones democráticas. Mucha “relectura” pero poco sentido común.

5 comentarios:

Ana dijo...

Siempre en la misma sintonìa Kompañero!!!Besos

RIZZI dijo...

Absolutamente de acuerdo en TODO, salvo un escudo color marròn caca que no entiendo.Un abrazo de un compañero funebrero.

Pibe Peronista dijo...

Es la caca que nos llevamos puesta cuando los mandamos al descenso en el 79 y en el 86, je.

Una abrazo de un compañero calamar !!!

Paco dijo...

Sòlo una cosa:

Beatriz Sarlo
agarrame el marlo

El Bárbaro dijo...

Impecable compañero!!