domingo, 4 de julio de 2010

ENCUENTROS CERCANOS

Si ayer de madrugada hubiera abierto esa botella, probablemente ahora estaría en pelotas en el Obelisco, pero solo. Eso sí, me hubiera salteado (forward) las cuatro pepas teutonas y la soberbia del pulpo Paul, un animal que para colmo come y caga por el mismo orificio.

Ahora la abrí, porque me place, y el licor me tiró un flash-back de cuatro décadas: Yo tenía doce años y un amigo llamado Luis Chamah que jugaba de 3 en Los Cebollitas. Vivía en la cuadra de casa y siempre me decía “tenés que venir a ver a un pibe que juega conmigo en Argentinos y la rompe de verdad”. Es más, Luis ya había traído al barrio a dos compañeros de equipo: les decían el Zorrito y el Mono y la movían que daba miedo. Asíq ue un día fui al complejo Islas Malvinas a verlos jugar. Y LO VI.


Era un extraterrestre. Llegaba a todas, desbordaba y tiraba el centro sacando la lengua de costado. La zurdita era un guante de seda. La cancha, un tablero de ajedrez en el que esa cabecita negra sabía perfectamente de antemano dónde poner sus alfiles. Gambeteaba, asistía, pateaba de todos lados, la metía… Hacía todo bien. Fue lo más cercano a la perfección que vi en mi vida (en segundo lugar está el asado).


Esa noche mi amigo lo invitó a dormir a su casa, así que volvimos en la renoleta del viejo (sin el gordo Cyterszpiler, porque no entraba). Pelusa era muy tímido, no habló durante todo el viaje. Al otro día fuimos al Mercado de Abasto y había que ver cómo se divertía subiendo y bajando en las escaleras mecánicas, siempre con una media sonrisa y esa vocesita apagada. Ese recuerdo me va a acompañar toda la vida.

Lo que vino después… ya lo saben, fue muchísimo más de lo que yo imaginé en ese momento, o no. Fue DEMASIADO. Carajo, D10S es argentino y pertenece a mi generación. Nunca será motivo de debate. Lo banco a muerte y no me importa nada.

4 comentarios:

Mario Paulela dijo...

Pensamos igual. Y que recuerdo hermoso. Estoy muy sensible. Un abrazo
Mario

Pibe Peronista dijo...

Pelusa ya nos dio demasiado. No entiendo que se lo cuestione a esta altura...

Un abrazo Mario
Y suerte con el viejo !

Anónimo dijo...

Compañeros: creo que lo que impacta en estos tiempos huecos y mezquinos es la actitud de Diego Maradona de salir a todo o nada y bancarse lo que venga en la definición. Eso es imperdonable para la prensa ruin y alcahueta del poder, como gran parte de los medios locales.
"Yo me muero como viví...", dice la canción de Silvio Rodriguez ("El necio", del album "Silvio", de 1990) y Diego personifica a la perfección esa bella semblanza. Mis respetos, señor...
A veces pienso que la realidad nos marca el territorio cotidiano condenandonos a vivir en la tacañería, la apatía cobarde y lejos de la pasión: pasión es enamorarse, pasión es saltar al vacío, pasión es poner la sangre allí donde puede aflorar lo impensable, porque se lo sueña y la vida genera allí un carril.
El fútbol. La parada era difícil y cuando estabamos 0-1 y el disparo de DiMaria pasó cerca del palo alemán creo que el destino, la moneda, el match-point futbolero, la ruleta o lo que mierda sea dijo... bueno... va para el otro lado.
Salió, se armó el escenario ideal para Alemania con ese gol en el vestuario. Supieron leerlo (es el mérito del rival) e hicieron la misma que contra Inglaterra: partido abierto, pases largos, jugar con los espacios vacíos, futbol sencillo y contundente. Como en el judo: jugar con la fuerza y el impulso del rival.
Por supuesto que a la suerte se la ayuda, pero creo que la Selección fue con lo que tenía y así las cosas. El Mundial es eso: corto, breve, muy mental y al bolsillo.
Los tanos han sido campeones con un futbol de mierda y todos contentos. Y chitos.
"Lo que el pueblo argentino quiere es ganar...", decian unos forros ayer a la noche en la tele... ¿Y quién no?
Hoy, "con el diario del lunes (domingo) puesto" los Pasman, los Ventura, los Rial, los Sanfilippo, los Nelson Castro, los Eliaschev, los Leuco, los Santo Biasatti, los Tenembaun y tóda la caterva de alcahuetes del poder van a salir a demolerlo, qué duda cabe.
Hasta el gordo Lanata hablará de futbol siendo que en su vida no jugó ni al balero y un potrero lo debe conocer detrás del vidrio polarizado de su Audi tapandose la nariz.
No le perdonarán jamás a Diego haber apoyado la sanción de la Ley de Medios Audiovisuales ni el apoyo a las Abuelas de Plaza de Mayo para el Noble de la paz y menos en una coyuntura como la actual, con el tema de los chicos Herrera de Noble (apropiados ilegalmente tras el asesinato de sus padres legítimos durante la dictadura) en el tapete.
Y cerrando: Maradona ha crecido mucho en lo personal, tuvo palabras de agradecimiento para todo el cuerpo técnico y sus jugadores y jamás entró en la provocación artera de quienes querían un sainete criollo en la conferencia de prensa de ayer, escondidos detrás de la impunidad de un medio al aire.
Ayer ya el viejo chupamenem de Niembro, la Gorda Bonadeo y el forro de Titi Fernandez comenzaban a cavar la fosa.
Banquemos a la Selección en este momento de mierda.

Abrazo compañero desde Mataderos.

Daniel

Adal El Hippie Viejo dijo...

qué lindo! emociona!
el Diego tambien es de los mios!

un abrazo

Adal