martes, 19 de octubre de 2010

NO TIENE LÍMITES

No pone huevos, los rompe todo el año, pero en primavera su insistencia se multiplica hasta el paroxismo. El zorzal colorado o “turdus rufiventris” no tiene límites. Te parte el cráneo con la secuencia fu-fu-fiu-fiuuu / fu-fu-fiu-fiuuu repetida al infinito. A la mañana es insufrible, al anochecer es detestable y a la madrugada es firme candidato al corchazo. Lo vengo estudiando, porque al enemigo hay que conocerlo, y he comprobado que también canta luego de llover. Usa ese alarido desafinado para avisar la cercanía del nido o llamar a la hembra. En el campo dicen que si canta de mañana anuncia matrimonio y si canta de tarde proclama ausencias. Si la profecía depende del pajarraco, no deben parar de casarse y ausentarse, alternativamente. Acá, venís de la cancha tras derrota con baile en crepúsculo dominguero y el turdus rufiventris te pone la banda de sonido. Llegás herido de una gira con amigos, se viene la amarilla de la patrona y el tipo está ahí, fu-fu-fiu-fiuuu, irreductible. Lo querés matar, ¿o no? Quiero creer que a Gardel lo apodaron Zorzal en honor a otro tipo de zorzal. ¿O también era un hincha pelotas?

Te dejo un souvenir:


4 comentarios:

nilda dijo...

es asi, Pibe, fiufiufiu canta a la madrugada, a la hora de la desesperacion, donde yo no puedo dormir el hijo conchudo de una gran hija de mil putas, el zorzal, el pajaro de una reconchamadre nacional.
Yo tengo uno que canta cerca de la recontrahijas de mal paridas ventanas de mi dormitorio.
fiufiufiuuuuuuu pajaro de la reconcha madre.
¿entendió?

Anónimo dijo...

Yo también lo padezco a las 5-6 de la mañana. Lola

Pibe Peronista dijo...

Nilda, tiene razón, ahora mismo lo estoy escuchado y me da un fu-fu-fiu-fiuuu sumamente irritante.

Chofer fantasma dijo...

Che, a mi me encanta también.
Salgo a la mañana tempranito y ahí está el tipo avisando que el territorio es de él, y haciendo chapa para ligar una mina.
Suerte que los porteños y los zorzales somos dos especies que nos hemos acostumbrado el uno al otro.¿Se imaginan una mañana sin pájaros, en silencio, como la del eternauta?