lunes, 11 de octubre de 2010

PIERINI Y GRONDONA NOS DIAGNOSTICAN ESQUIZOFRENIA RUMBO A LA CATÁSTROFE

Es todo tan previsible, para cagarse de risa. Grondona, que no es ningún gil, invita a Carlos Pierini, uno de los autores de la berretada “Maradona como metáfora argentina”, a sabiendas de que es un boludo alegre, para psicoanalizar juntos a este pueblo hipnotizado por mentes perversas y para darle un cierre típicamente grondónico al asunto: la catástrofe como solución ¿evitable?

Dos titanes (tres si contamos al mulo cordobés) tratando de aplicar la “doble Descartes”: la realidad es una sola pero ellos necesitan un segundo “genio maligno” y un segundo espejo para convencernos de que no es así.

Dice Grondona que el análisis de balneario escrito por Pierini y Carlin “no es algo contra Maradona” sino que “toma a Maradona”, que es un pobre tipo, un fracasado (!), como “espejo de un pensamiento mágico” donde todos vivimos en una fantasía.

Completa Pierini: Así como en informática hay virus que se extienden como una pandemia, yo creo que nosotros tenemos un virus que nace alrededor del año 30 y ha quedado instalada una especie de escuela de autoritarismo”, por eso “hemos estado viviendo a través de negaciones profundas de la realidad. O sea, es lo mismo el golpe de estado de Uriburu y la década infame, o el golpe de Onganía –sostenido intelectualmente por Grondona– que dos períodos de gobierno elegidos en las urnas. Evidentemente, el badulaque Pierini se ha cebado con la “repercusión” del libelo y no sabemos si le queda claro que el verdadero motivo es que la nota resulta funcional a ciertos sectores o si realmente cree que es un genio o si es un boludo peligroso, como tantos…

Potenciado por las expresiones de beneplácito de Grondona y el mulo cordobés, Pierini entra como por un tubo y va por más: que tenemos una “compulsión repetitiva al fracaso sistemático que nos va doliendo cada vez más”, que “estos movimientos de ideales esconden un estatismo absoluto y nos van llevando a situaciones como la que padecemos ahora”.

Y se viene el “diagnóstico” de Pierini: Si en tres generaciones de una familia donde yo veo un vaso de agua y digo "acá hay un vaso de agua" y me dicen "no, ¿dónde?", lo que produce ese mensaje sistemático en tres generaciones de una familia es un esquizofrénico. El diagnóstico es esquizofrenia, “entramos en una patología colectiva seria, nos vamos volviendo locos”, porque “hay como un grupo de personas que se sienten llamadas a interpretar al resto y lo convocan desde la absoluta ilusión”. Los Kirchner encarnarían a una suerte de profesor Lotito o Tony Kamo perversos.

Pelota en cortada, una manteca para Mariano, que pregunta: ¿Cuando uno ha entrado en esa suerte de esquizofrenia colectiva de negación sistemática de la realidad, cómo se sale de eso? Porque Maradona es una víctima, es un muchacho que encarna eso…

Pierini: Yo tengo trabajos escritos donde el líder puede ejercer una función hipnótica sobre la masa, y la masa puede ver la realidad a través de los ojos del líder, como Hitler. Por ejemplo, uno puede decir ‘justicia social’ y es una ilusión, porque yo no veo por ningún lado la justicia social.

Grondona:
Es un caso de adolescencia, somos adolescentes, no hemos madurado, ¿qué nos pasa (a los argentinos)?

Pierini: Son ensoñaciones, por eso hay que tener vacunación preventiva con el juicio critico.

Grondona: Las ensoñaciones del tercer reich se curaron con catástrofes, y después viene la curación, ¿no podemos esquivar ese destino? Yo me pregunto, qué estamos esperando, una catástrofe? Es casi un masoquismo profundo, tenemos que crecer…

Pierini: Tenemos que generar nuestros propio antivirus.

Mariano (redobla la apuesta, a ver si el gil de Pierini se aviva de una vez): No queremos la catástrofe ¿pero tenemos algún atajo o alguna diagonal para prevenirla y madurar de una vez?

Pierini: Empezar a poner en duda las convicciones, demostremos que queremos vivir y no que queremos ser asesinados por nuestro propio yo oculto y siniestro.

Puta, la respuesta correcta era “Halopidol castrense forte”, salame, pero igual poner en duda las convicciones, las ideas, la doctrina, al política, garpa, y cómo.

Fin

Telón

1 comentario:

nilda dijo...

que buena su supervisiòn, don pibe. No le conocìa la faceta lacanocookista.
Halopidol castrense forte, la receta de Mariano. El està entongado con el laboratorio.