lunes, 18 de enero de 2010

BLANCA LUZ, SUPUESTA AMANTE DE PERÓN (Y DEL SIGLO)

“La de Blanca Luz fue una ruta vertiginosa; en pocos años escribió notas encendidas, almorzó con Charles Chaplin, cenó con Marlene Dietrich y provocó un escándalo al golpear con un ramo de flores al presidente norteamericano Herbert Hoover, al grito de ‘¡Viva Sandino!’”, escribió Jorge Boccanera. Bellísima, inteligente, carismática, feminista precoz, imparable, la escritora, periodista y artista plástica uruguaya Blanca Luz Brum les hizo saltar la térmica a varios de los hombres más poderosos y talentosos del siglo XX.

Algunos le atribuyeron un romance con Juan Domingo Perón, e incluso se habla de un grueso intercambio epistolar, de cartas escondidas en una universidad estadounidense. A lo largo de su vida, Blanca Luz pasó del marxismo a una fugaz incursión por el peronismo, para terminar sus días fóbica al comunismo y condecorada por Pinochet. Como en todo lo que hizo, no se privó de ningún extremo.

Nacida en Uruguay en 1906, a los 16 años se casó con el poeta peruano Juan Parra del Riego. Muerto el poeta, viajó al Perú, donde conoció a José Carlos Mariátegui, literato y fundador del Partido Comunista en ese país. Se declaró socialista y participó activamente en política hasta ser deportada. En Montevideo se topó con el muralista y militante comunista mexicano David Alfaro Siqueiros, luego autor del atentado contra Trotski en el país azteca, con quien se casó. “Fue mi gran amor (…) pero nos separamos por motivos ideológicos. El era comunista y yo no, aunque tampoco he sido una mujer de derecha y he defendido y defenderé al pueblo hasta que me muera”, declararía en 1984 al periódico chileno La Segunda.

En 1933 Brum y Siqueiros bajaron a Buenos Aires, trabaron amistad con Natalio Botana, director del diario Crítica, y se metieron en la concepción –junto a otros importantes artistas locales– del famoso mural “Ejercicio plástico” en la quinta que el magnate gorila tenía en Don Torcuato. En aquellas sesiones, Blanca Luz posó desnuda sobre una mesa de vidrio para que los artistas pudieran fotografiar y luego pintar las sorprendentes posturas de su cuerpo. Botana estaba loco por ella.

Para colmo, Siqueiros fue encarcelado debido a su filiación política y deportado por “disociación social”. En su libro Tras los dientes del perro, Elio Botana apunta: “Dos cosas bellas dejó Siqueiros en la Argentina: el mural Ejercicio plástico y a su mujer, que decidió cambiar el arte por la acción y se escapó con Natalio, mi padre”. La mujer de Botana armó terrible escándalo, y éste regresó a sus faldas como un cuzco obediente. Blanca Luz emigró a Chile y se casó con el diputado radical Jorge Beeche, ligado a una de las familias propietarias del periódico El Mercurio.

Pero en 1943 regresó a Buenos Aires y se hizo cargo de la prensa de la Secretaría de Trabajo y Previsión, conducida por el coronel Juan Domingo Perón, con quien mantuvo febriles conversaciones. De hecho, escribió para diario El Mercurio: “Si los acontecimientos en Argentina siguen su curso natural y no hay complicaciones en la escena internacional, el coronel Juan Perón puede en poco tiempo convertirse en el caudillo de la República Argentina, quién sabe por cuánto tiempo”.

Según el periodista Diego Rojas, “hay quienes les endilgan (a Perón y Brum) un romance nunca comprobado a ciencia cierta. Cuentan que tuvieron un frondoso intercambio epistolar que permanece oculto. El novelista Hugo Achúgar escribió que las cartas permanecen en la universidad de Rutgers, aunque Tomás Eloy Martínez, que da clases en esa casa de estudios, desmintió tal versión (…) Lo verdadero es que la llegada de Evita a la vida de Perón lo apartó de la amistad de otras mujeres. Se dice que al enterarse de la amistad entre el coronel y Brum, Evita la emplazó a abandonar el país en 24 horas. Ella partió otra vez hacia Chile. A pesar de esto, siempre elogió a Eva Duarte. De cualquier manera, regresó y pudo presenciar cómo, el 17 de octubre de 1945, los obreros rescataron a Perón de la prisión”.

Sobre el 17 de octubre, Brum escribió: “Las barriadas peronistas hasta entonces no habían conocido el centro de la ciudad de Buenos Aires, las elegantes avenidas donde se aislaba la soberbia aristocracia vacuna, la cual, detrás de aquellos muros, se preguntaba aterrada: –¿Y estos ‘grasas’, son también argentinos? ¿Dónde estaban? Nunca se habían visto antes... ¿De dónde viene esta chusma?”. En relación con este tema, en el libro "La jornada del 17 de Octubre contada por 45 autores" (compilado por Fermín Chávez, Ediciones Corregidor) se indica que Blanca Luz participó activamente del acontecimiento, integrando el comando encargado de vigilar las embarcaciones que venían de la isla Martín García, donde Perón estaba preso.

De regreso a Chile, Blanca Luz visita diariamente a Guillermo Patricio Kelly, encarcelado en la capital chilena a la espera de ser extraditado a la Argentina. Fue ella quien lo disfrazó de mujer para que en 1958 escapara ante la ingenuidad de los guardiacárceles trasandinos. Esa audacia le valió su propio encarcelamiento. En retribución a aquel gesto –y a tanta inocencia carcelaria, supongo–, Kelly la visitaría luego disfrazado de cura. Una vez afuera, Brum se casa por cuarta vez; en esta oportunidad con Carlos Brunson, gerente de la línea aérea Panagra en Santiago.

Blanca Luz pasó sus últimos años sola en la isla Juan Fernández, más conocida como “Robinson Crusoe”, el exacto sitio en el que transcurre la novela de Daniel Defoe, escrita en 1719 en base al relato de un auténtico ermitaño que vivió en aquellos parajes. Claro que nada fue casual en su vida: Blanca estaba convencida de que en algún lugar de la isla estaba enterrado un tesoro de incalculable valor. En ese lapso su posición ideológica se fue tornando compleja, para nada feliz.

“Si bien caracterizaba que sus ideas pertenecían a la ‘tecera posición’, una evolución hacia posturas reaccionarias fue notoria (…) Ve complots comunistas por todos lados y achaca a esta corriente política aplastar la libertad del hombre. El triunfo de Salvador Allende en 1970 la lleva al pánico”, asegura Diego Rojas. Cuando Pinochet derroca al gobierno popular “elogia al gobierno militar, dona joyas para sostenerlo. Sus antiguos amigos la repudian. Pinochet la condecora en 1976”, apunta el periodista.

Blanca Luz murió en 1985. Tuvo cuatro hijos, tres varones y una mujer. Dos de los varones no la sobrevivieron. Se le endilgaron –además de los ya mencionados– romances con los poetas Vicente Huidobro, Pablo Neruda y el argentino Raúl González Tuñón, quien la nombra en el poema “Escrito sobre una mesa de Montparnase” (…“Algunas mujeres me han detenido en Montmartre pero me piden cigarrillos y cien francos y yo sólo puedo darles ágiles besos casi inéditos y hablarles de mi país sin que ellas me comprendan y decirles que Blanca Luz está en Méjico sin que ellas me pregunten quién es Blanca Luz…”).

En un último reportaje, Blanca Luz, la hermosa muchacha uruguaya de trenzas negras, dijo: “La vida enseña más que los padres y las universidades. Además, a la juventud no le interesa la experiencia de los mayores. En el fondo, nuestras experiencias son nuestros fracasos”.


Pipo

15 comentarios:

la húngara dijo...

Impresionante, me encantó!(buenísima investigación!)

Silvia Ca dijo...

Excelente. Era necesario que alguien contara la vida de Blanca Luz.
lo que nunca imagine era que se habia tratado con Perón.
muy buena recopilacion. Felicitaciones, amigo Pibe!

la otra dijo...

Yo quisiera arrojar una bomba. derrocar un gobierno.
hacer una revolución con mis manos amigas de la luz, de la caricia.
destruir todas las tiendas de los burgueses y todas las academias del mundo
y hacerse un cinturón bravío de rutas Inverosímiles, como Alain Gerbault,
para que venga Blanca Luz y me ame.(TUÑON)

la otra dijo...

Todas quisimos ser la Maga (aunque no sabia cuidar al hijo, no sabia que su hijo se habia muerto, era tolola y no envidiable pero quisimos ser, un rato, la Maga)
Tambien quisimos ser Blanca Luz,para que esos hombres vengan y nos amen.

tinchofigueras dijo...

A esta altura de mi vida lo único que pido es no terminar siendo como Blanca Luz ( digo porque me estoy poniendo vieja pero no gorila ja ja).
Otra buena historia es la de Delmira Agustini, una poeta uruguaya de la decada del 20 que revolucionó la literatura modernista con sus poemas eróticos, y armó varios kilombos sentimentales ja ja. Y encima tuvo la suerte de morir joven, digo por las dudas, para que no se convirtiera en una oligarca.....

Ana dijo...

Uy perdón , comenté con la identidad de mi hijo!!! Qué mal ando con esto de la computación. Bueno, soy Ana Costantini

Emy dijo...

Ey que interesante, tenía muy poca idea respecto de esa mujer tan particular, muy buena idea la tuya.
Te dejo un beso, que estés bien.

pibeperonista dijo...

La Otra: tenés razón, me comí los versos más emblemáticos de ese poema: "para que venga Blanca Luz y me ame".

Beso
Pibe

la otra dijo...

pibe, gracias por leer mi blog, el de sirenas, tan triste que es, povereto...

pibeperonista dijo...

La Otra, está muy bueno ese blog. Un cacho de cultura che!!

Beso
Pibe

Anónimo dijo...

Іf you aге goіng for bеst contеnts likе myѕelf, only pay a quіck visіt this sitе every dаy ѕince it pгesents
quality contеnts, thanks

My site: hcg injections for weight loss

Anónimo dijo...

Vi una peli Juan y Eva Argentina y su personaje me llevo a naveegar por su vida REALMENTE ADMIRABLE, por suerte hay personas que hacen la diferencia , mucho en comun con GEORGE SAND

marian dijo...

PEQUEÑOS ERRORSITOS. 1º Lo de bellísima es absol.exagerado.fue linda y punto, eso sí,de armas llevar y femme fatale uruguaya.y muy quilombera.
Evita q.no era gila le dio un flor de puntapie y le dijo: acá no se jode petisa. 2º Qué no era comuna?. que no sea mentirosa: era recontra comuna pero era gran arribista. Lo traicionó a David Alfaro, ¿te parece poco? hay q. ser muy hdp.Tampoco creo el affair conV.Huidobro en todo caso un touch & go.-Disfrutaba traicionando y así le fue que terminó en la isla solari.Como frutilla de postre amiga de Pinochet.- Una alajita la piba...qué tal....!!

Liliana ANA MARIA Barbieri dijo...

Intrigante y desconcierta a su paso. Hubiese querido atesorar como recuerdo su puja con evita. Ambas de aRmas llevar.

Liliana ANA MARIA Barbieri dijo...

Intrigante y desconcierta a su paso. Hubiese querido atesorar como recuerdo su puja con evita. Ambas de aRmas llevar.